ORACIONES

Espiritualidad de la Cruz

ORACIÓN PARA PEDIR LA CONSAGRACIÓN DEL MUNDO ENTERO AL ESPÍRITU SANTO.

Oración que brotó de un corazón ardiente, lleno de amor y confianza en Dios  – el del Venerable Félix de Jesús Rougier, que con gran espíritu misionero quiso incendiar el mundo como Jesús.

 

(Transcrita por la Hna. Ma. Candelaria Hernandez E., MGSpS).

 

El Espiritu Santo En El Mundo. Digital image. Parroquiaicm. N.p., n.d. Web. 30 Oct. 2015.

ORACIÓN PARA PEDIR LA CONSAGRACIÓN DEL MUNDO ENTERO AL ESPÍRITU SANTO.

 

¡Oh Trinidad Santísima, oh Dios Trino y uno, amadísimo de nuestras almas! ¡Humildemente postrados ante tu majestad infinita y deseosísimos de verte conocido, amado y servido en el universo entero, te pedimos con toda el alma una gracia especialísima que ha de traer a todo el mundo bienes inestimables, y es que tu representante en la tierra, el Sumo Pontífice,[1] consagre el genero humano al Espíritu Santo, así como fue consagrado primeramente al Sagrado Corazón de Jesús, templo del mismo Espíritu Divino.

 

Te hacemos esta petición, oh piadosísima Trinidad, por medio de María, Esposa del Espíritu Santo, pues Ella, más que nadie, se interesa por la exaltación de la Tercera Divina Persona y por el bien espiritual de los hombres sus hijos.

 

¡Si, si, que todo el orbe sea consagrado al Espíritu dulcísimo del Padre y del Hijo, y que no exista en adelante un solo corazón donde no viva y reine el que es el Amor, la Unción, y la Paz!

 

No dejaremos un solo día de pedir esta gracia, oh Señor, hasta que nuestros deseos se vean realizados, pues creemos firmemente que el reinado del Espíritu Santo en el universo apagara los odios, difundirá la caridad fraterna en los corazones y, uniendo a todos los hombres como hermanos, derramara en el mundo la única, la verdadera paz.

 

Así sea.[2]

 

 

*********************************

Referencias

[1] El Siervo de Dios Félix de Jesús Rougier, desde que fundó el Apostolado del Espíritu Santo en 1917, pensó en la consagración de todo el mundo al Espíritu Santo hecha de manera solemne por el mismo Vicario de Cristo. Sólo logró que la República Mexicana fuera consagrada a la Tercera Divina Persona. Después de mucho trabajar, murió con ese deseo de esta consagración del mundo entero.

[2] J. Padilla, M.Sp.S. Ed. 1951, Pp. 109-110, la oración está sin titulo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Find Us on Facebook