ARTICULO

La misericordia de Dios y la fidelidad hasta el martirio

La Misericordia de Dios y la Fidelidad Hasta el Martirio

por Fernando Torre, msps.

Agosto 2, 2016.

 

Esteban En La Biblia. Digital image. Imagenes Religiosas: San Esteban. N.p., n.d. Web. 30 Sept. 2016.

Desde Jesús de Nazaret y el diácono Esteban hasta nuestros días, el martirio ha estado presente en la historia de la comunidad cristiana. En su liturgia, la Iglesia hace memoria de los mártires, pide su intercesión y nos los presenta como ejemplos de seguimiento de Jesucristo.

 

Durante la celebración eucarística, en ocasiones oramos a Dios diciendo: «tú misericordiosamente les proporcionas [a los mártires] el ardor de la fe, tú les otorgas la firmeza de la perseverancia y les concedes la victoria en la batalla»[1].

 

Esta oración habla de fe, perseverancia y victoria. Fe: con la entrega de su vida, el mártir está gritando: «creo en la resurrección de los muertos y en la vida eterna».  Perseverancia: con su misericordia, Dios hace que una persona frágil y limitada –como lo somos todos– sea capaz de mantenerse firme y sin quebrarse frente a la amenaza de muerte. Victoria: Dios Padre, con su Espíritu Santo, fortalece al mártir para que, ante la tentación de conservar la vida si traiciona a Jesucristo, se mantenga fiel hasta el final.

 

Además del martirio propiamente dicho, existen otros pequeños martirios: la indiferencia, la exclusión, la burla, la calumnia, el desprecio, el insulto, la agresión física, la persecución… En estos pequeños martirios también hay que derramar toda la sangre, pero gota a gota; lo cual puede ser más doloroso y exigir mayor fortaleza que el martirio mismo.

 

Si te han infligido alguno de estos martirios, por el sólo hecho de ser cristiana/o, dichosa/o tú (cf. Mt 5,11), pues es un reconocimiento indirecto de que tu manera de vivir el Evangelio es auténtica. Si te has mantenido fiel a Jesucristo en los momentos en que sufrías el acoso de los demás, ha sido porque Dios Padre te sostuvo misericordiosamente.

 

 

[1] Prefacio II de los mártires (Misal Romano, 2015).

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Find Us on Facebook