TITLE

DESCRIPTION

FIJOS LOS OJOS EN JESUS (Lc 12, 49-53)

Domingo 20º del Tiempo Ordinario – Ciclo C

Por Pbro. José Esteban Rosado, M.Sp.S.

Transcrito por Hna. María Candelaria Hernández Estrada, M.G.Sp.S.

 

Agosto 14, 2016

 

      03 FIJOS LOS OJOS EN JESUS

 

OJOS_JESUS

Jeremías 38,4-6.8-10

Salmo 39,2.3; 4.18

Hebreros 12,1-4

Lucas 12,49-53

 

 

La lluvia, en la Biblia, significa bendición y venir por primera vez aquí con ustedes a esta capilla, lo experimento como una bendición, una alegría, les invito entonces a que ahora podamos continuar saboreando esta Palabra del libro de los Hebreos.

 

Es importante acoger el Evangelio como un nuevo comienzo. El Concilio Vaticano II, recuerda que a lo largo de los siglos, el Evangelio es en todas las épocas lo que hace vivir a la Iglesia, el Evangelio es en todo tiempo el principio de toda vida para la Iglesia. La fe no puede nacer ni puede ser transmitida sin la presencia viva del Evangelio.

 

Necesitamos creer más en la fuerza generadora y regeneradora del Evangelio. Nada puede hacer más viva hoy la fe de los cristianos, tanto como la experiencia directa e inmediata del Evangelio, por eso necesitamos entender y configurar la comunidad cristiana como un lugar donde se acoge el Evangelio de Jesús, un lugar humilde, un lugar frágil, que en estos momentos, pero un lugar donde se cuida antes que nada la acogida del Evangelio.

 

Hermanos, necesitamos implementar tiempos y espacios para recordar juntos los relatos del Evangelio, para reunir a los creyentes, para reunir también a los menos creyentes, para reunir a los poco creyentes y hasta para reunir a los no creyentes en torno a Jesús.

 

Hay que darle al Evangelio la oportunidad de que despliegue su frescura, que despliegue su fuerza salvadora penetrando en nuestras vidas, pero en nuestras vidas con todos sus problemas, en nuestras vidas con todas sus crisis, miedos y esperanzas, crear las condiciones para que el Evangelio irrumpa en nuestras comunidades.

 

Necesitamos tratar bien el Evangelio, es un relato de conversión, los Evangelios no solamente narran el camino abierto por Jesús, sino que lo hacen para engendrar la fe en Jesucristo. Los Evangelios son relatos que invitan a entrar en un proceso de cambio, de seguimiento del Reino de Dios, en esta actitud de conversión, necesitamos leer, meditar y compartir en nuestras comunidades el Evangelio de Jesús, el contacto con el Evangelio puede ser así el comienzo de una nueva identidad cristiana, el Jesús narrado en el Evangelio nos enseña a vivir la fe, no por obligación sino por atracción, por contagio, nos hace vivir la vida de Jesús no como un deber, sino como discípulos y seguidores seducidos por Jesús.

 

Hermanos, al contacto con el Evangelio, aprendemos el estilo de vivir de Jesús, descubrimos formas más humanas, más evangélicas de pensar, más evangélicas de vivir, de celebrar y de contagiar nuestra fe, por eso, como dice el texto del día de hoy, «con los ojos fijos en Jesús» podemos caminar en los años que vienen hacia un nivel nuevo de existencia cristiana, más inspirada en Jesús, mejor motivada para servir a su proyecto de Reino de Dios y como decíamos el día de ayer, sobre éste mismo texto, no es posible seguir a un Jesús sin carne, no es posible alimentar la fe sólo de doctrina, necesitamos un contacto vivo con su persona, necesitamos conocer mejor su vida concreta y sintonizar vitalmente con él, necesitamos captar bien el centro de su mensaje, necesitamos entender mejor su proyecto de Reino de Dios, necesitamos dejarnos atraer por el estilo de vida de Jesús, necesitamos contagiarnos de su pasión por Dios y de su pasión por el ser humano.

 

Con esta actitud, les invito en nombre del Señor, a que el día de hoy nos unamos en nuestra santa Misa.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *