REFLEXIONES

ATENCION AL MUNDO Y A DIOS

ATENCION AL MUNDO Y A DIOS – VIDA CONSAGRADA

Año de la vida consagrada
Reflexión orante de las expectativas del papa Francisco[*]

Invocación

En el nombre del Padre…

Canto

 

Palabra de Dios

Mateo 9, 35–10,1
Jesús recorría todas las ciudades y pueblos, enseñando en sus sinagogas, proclamando la Buena Noticia del reino y sanando toda clase de enfermedades y dolencias.
Viendo a la multitud, se conmovió por ellos, porque estaban maltratados y abatidos, como ovejas sin pastor.
Entonces dijo a los discípulos:
–La cosecha es abundante, pero los trabajadores son pocos. Rueguen al dueño de los campos que envíe trabajadores para su cosecha.
Y llamando a sus doce discípulos, les dio poder sobre los espíritus inmundos, para expulsarlos y para sanar toda clase de enfermedades y dolencias.

Respuesta orante a la palabra escuchada

Tobías 13,1-10

Él es nuestro Dios y Señor, nuestro padre por todos los siglos.

 

 

Bendito sea Dios, que vive eternamente,
y cuyo reino dura por los siglos:
él azota y se compadece,
hunde hasta el abismo y saca de él,
y no hay quien escape de su mano.
Denle gracias, israelitas, entre los gentiles,
porque él nos dispersó entre ellos.
Proclamen allí su grandeza,
ensálcenlo ante todos los vivientes:
que él es nuestro Dios y Señor,
nuestro padre por todos los siglos.
Él nos azota por nuestros delitos,
pero se compadecerá de nuevo,
y los congregará de entre todas las naciones
por donde están dispersados.
Si vuelven a él de todo corazón
y con toda el alma,
siendo sinceros con él,
él volverá a ustedes
y no les ocultará su rostro.
Verán lo que hará con ustedes,
le darán gracias a boca llena,
bendecirán al Señor de la justicia
y ensalzarán al rey de los siglos.
Yo le doy gracias en mi cautiverio,
anuncio su grandeza y su poder
a un pueblo pecador.
Conviértanse, pecadores,
obren rectamente en su presencia:
quizá les mostrará benevolencia
y tendrá compasión.
Ensalzaré a mi Dios, al rey del cielo,
y me alegraré de su grandeza.
Anuncien todos los pueblos sus maravillas
y alábenlo sus elegidos en Jerusalén.

 

Palabra del papa Francisco

De la Carta apostólica a todos los consagrados, con ocasión del Año de la Vida consagrada (21 noviembre 2014)
¿Qué espero en particular de este Año de gracia de la Vida Consagrada?

  1. Espero que toda forma de vida consagrada se pregunte sobre lo que Dios y la humanidad de hoy piden.

Los monasterios y los grupos de orientación contemplativa podrían reunirse entre sí, o estar en contacto de algún modo, para intercambiar experiencias sobre la vida de oración, sobre el modo de crecer en la comunión con toda la Iglesia, sobre cómo apoyar a los cristianos perseguidos, sobre la forma de acoger y acompañar a los que están en busca de una vida espiritual más intensa o tienen necesidad de apoyo moral o material.

Lo mismo pueden hacer los Institutos dedicados a la caridad, a la enseñanza, a la promoción de la cultura, los que se lanzan al anuncio del Evangelio o desarrollan determinados ministerios pastorales, los Institutos seculares en su presencia capilar en las estructuras sociales.

La fantasía del Espíritu ha creado formas de vida y obras tan diferentes, que no podemos fácilmente catalogarlas o encajarlas en esquemas prefabricados. No me es posible, pues, referirme a cada una de las formas carismáticas en particular. No obstante, nadie debería eludir este Año una verificación seria sobre su presencia en la vida de la Iglesia y su manera de responder a los continuos y nuevos interrogantes que se suscitan en nuestro alrededor, al grito de los pobres.

Sólo con esta atención a las necesidades del mundo y con la docilidad al Espíritu, este Año de la Vida Consagrada se transformará en un auténtico kairòs, un tiempo de Dios lleno de gracia y de transformación.

Tiempo de reflexión en silencio

 

Compartir espontaneo / Preces

 

Padre nuestro

 

Oración final

Jesús, ayúdame a esparcir dondequiera tu fragancia, dondequiera que yo pase. Inunda mi alma de tu Espíritu y de tu vida. Invádeme totalmente y hazte maestro de todo mi ser, de manera que mi vida sea un destello de la tuya. Ilumina a través de mí y toma posesión de mi persona hasta el punto de que cualquiera que se me acer­que pueda percibir tu presencia en mí. Mirándome, no me vean a mí, sino a ti en mí. Permanece en mí. Entonces resplandecerá tu resplandor y podré dar luz a los demás. Pero esta luz tendrá su fuente únicamente en ti, Jesús, y de mí no brotará ni el más pequeño rayo: serás tú quien ilumine a los demás sirviéndote de mí. Sugiéreme la alabanza que te es más grata, que alumbre a los que están a mi alrededor: que yo no predique con palabras sino con el ejemplo, a través del ímpetu de mis acciones, con el destello visible del amor que mi corazón recibe de ti. Amén.

(John Henry Newman, cardenal, antes presbítero anglicano).

Canto

[*] Esquema de oración elaborado por el P. Fernando Torre, msps, teniendo como base el libro
Orar por el mundo y con el mundo. Oraciones ecuménico-misioneras para cada día del año, de la Hna. Virginia Isingrini, mmx (Amateditorial, Guadalajara 2014).

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Find Us on Facebook